oxigeno-hiperbarico-alzheimer

El Alzheimer y el Oxígeno Hiperbárico

Hace muchos años, se crearon unos “cubículos” en forma horizontal, diseñados para broncear o pigmentar la piel de las personas, sin necesidad de ir a la playa o exponerse directamente a los rayos del sol. A pesar de que la radiación que emite este dispositivo es igual a la de la luz solar, es el medio escogido por muchos, para mantener un tono de piel más oscuro, y esto se debe a la rapidez de este método, tomando en cuenta además, que hay países que según su ubicación, las épocas “soleadas” son casi nulas.

¿Conoces las “cámaras de oxígeno hiperbárico?

Si bien las cámaras de bronceado han tenido un gran éxito, existe también una variación de las mismas, pero que se basan en la terapia con oxígeno hiperbárico, mejor conocida como “oxigenoterapia hiperbárica”. Esta técnica consiste en la elevación de la presión hasta 3 veces más de la normal, por lo que el individuo al introducirse en la “cámara”, respira más oxígeno del que suele recibir en condiciones atmosféricas normales, es decir, la perfusión tisular será mayor, permitiendo así, que los tejidos mejoren en gran medida sus condiciones, en caso de haber alguna lesión o afección.

Su relación con el Alzheimer

En una investigación realizada en Israel, en la Universidad de Tel Aviv, donde sometieron a ratones con indicios de Alzheimer a la exposición de este método, se observó que al final del estudio, los patrones de comportamiento mejoraron, y se redujo el volumen de la placa de beta-amiloides, además de la inflamación. Entonces, se puede inferir, que la “oxigenoterapia hiperbárica”, puede ser una opción alternativa para tratar a los pacientes con esta enfermedad, en conjunto con el tratamiento farmacológico respectivo.

IMENTIA

Otra manera de disminuir la sintomatología del Alzheimer, es a través de IMENTIA, una Web/App que se basa en la estimulación cognitiva de los pacientes, y familiares y amigos que quieran participar (IMENTIA Family), ya que además tiene la particularidad, de detectar “señales” o indicadores que nos hagan sospechar de la presencia de esta patología, y permitir hacer un diagnóstico temprano.

Asimismo, le brinda una herramienta a los profesionales de la salud, con la que podrán evaluar a sus pacientes partiendo de las actividades de destreza mental previamente indicadas, de forma individual, de acuerdo a la fase de la enfermedad, y determinar a su vez, si hubo algún progreso positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *