aceite-de-coco-alzheimer-cerebro

¿Por qué el aceite de coco mejora la salud cerebral?

Con el paso del tiempo, el aceite de coco se ha ido aplicando con diferentes fines, entre los cuales destacan su uso como acondicionador para el cabello, hidratante corporal, para combatir el acné, como bronceador, exfoliante, entre muchos otros, pero más recientemente, con el auge de las actividades “fitness”, comenzó a emplearse en la cocina para acompañar múltiples recetas. Sin embargo, la ingesta de este aceite no sólo es efectiva para promover la pérdida de peso, también ayuda a estimular las funciones cerebrales, de acuerdo a la Dra. Mary Newport, cuyo caso del esposo con Alzheimer mencionamos en el post anterior.

Pero, ¿a qué se debe que el aceite de coco actúe a nivel cerebral?

El cerebro es el órgano de nuestro cuerpo con mayor demanda de “combustible”, es decir, requiere de más energía para poder cumplir con todas sus funciones, y su fuente de “poder” es la glucosa, la cual alimenta tanto a las células cerebrales como a las del resto del organismo. Ahora bien, en el caso de los pacientes con Alzheimer, sus cerebros presentan problemas para metabolizar esta glucosa, por lo que las neuronas comienzan a morir y a provocar la sintomatología propia de dicha enfermedad.

Entonces, existe otra “energía alternativa” para alimentar el cerebro de las personas que padecen Alzheimer, y proviene de las cetonas, unos tipos de grasa de cadena media que pueden extraerse del hígado y del aceite de coco, lo que hace a este componente una excelente opción para ayudar a estimular las neuronas de estos pacientes, además de considerarse un aceite seguro y no tóxico. Igualmente,  la Dra. Mary Newport avala las propiedades “curativas” del aceite de coco, quien tuvo la oportunidad de evidenciarlo en su esposo, tras incorporarlo en sus comidas diarias.

IMENTIA

Además del aceite de coco, también pueden emplearse otros métodos completamente naturales para tratar la enfermedad de Alzheimer, entre los que podemos señalar la cúrcuma, los frutos secos, e incluso el cannabis terapéutico, que si a su vez se aplican con otras alternativas de estimulación cognitiva como IMENTIA, pueden obtenerse mayores beneficios, para mejorar la calidad de vida de estos pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *