ASC: La proteína de la discordia para el Alzheimer

¿Sabías que se descubrió una proteína que pudiera ser esencial para encontrar la cura del Alzheimer?

Hoy en día, el Alzheimer afecta cada vez a más personas, por lo que el interés científico de conseguir la cura para este mal, se ha hecho mayor.

En el cerebro, tenemos unas proteínas llamadas beta-amiloides, las cuales se agrupan en algunas personas en forma de “cadenas”, y esto es lo que da lugar a las placas que impiden la transmisión del impulso nervioso. Entonces, hasta ahora estas proteínas, eran consideradas las únicas posibles culpables del desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, y por lo tanto, los estudios habían girado en torno a ellas.

Más recientemente, se realizó un estudio en la Universidad de Bonn (Alemania), en el que se evidenció, la relación entre una proteína llamada ASC y la consiguiente inflamación del cerebro, influyendo así, a su vez, en la formación de las placas de beta-amiloides. En dicha investigación, se realizó un experimento en ratones que presentaban esta proteína, y se les aplicó un fármaco para bloquearla, lo que demostró que hubo una disminución en la formación de placas B-a.

A pesar de que no se ha comprobado la biocompatibilidad de este fármaco en humanos, se considera un gran avance, e incluso se habla del posible desarrollo de una vacuna para prevenir esta enfermedad neurodegenerativa en un futuro cercano.

IMENTIA

Por otro lado, debido al alto índice de personas con Alzheimer en la actualidad, se han ido implementando métodos alternativos para tratar esta afección, los cuales, en su mayoría, consisten en la estimulación cognitiva. Uno de ellos es IMENTIA, una Web/App destinada a aumentar la capacidad de cognición, a través de actividades de destreza mental, dirigidas tanto a los pacientes, como a sus familiares y amigos (IMENTIA Family).

De igual manera, facilita otra plataforma para los profesionales de la salud (IMENTIA Pro), en la que los especialistas, podrán tener contacto directo con sus pacientes, e indicarles los ejercicios estimulantes pertinentes a cada caso, y así, evaluar el progreso de forma individualizada, de acuerdo a la fase de la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *